Volvió el furor por los vinilos: el rock impulsa las ventas

834

La industria discográfica se ve agitada cada vez con más frecuencia por cambios en el consumo de sus productos. Los hábitos se transforman más rápidamente que en años anteriores, cuando la digitalización todavía no era una realidad abrumadora. Si bien existen formatos que parecen tender a desaparecer, como es el compact disc o lo fue en su momento el casete, otros demuestran fortaleza a través de los años e inclusive recuperan la vitalidad perdida.


Ese es el caso del disco de vinilo, y el Reino Unido, en tanto una de las plazas más importantes del mundo para el negocio, puede servir de ejemplo para ilustrar una recuperación de las ventas de este tipo de material de reproducción. La Compañía Oficial de Rankings de allí (The Official UK Charts Company-OCC), operada por la Industria Fonográfica Británica (BPI) y la Asociación de Vendedores del Entretenimiento (ERA), publicó ayer las cifras que dan cuenta de la curva ascendente: informaron que este año se superó el millón de unidades vendidas, una marca que no se alcanzaba desde 1996, cuando se colocaron 1.083.206 discos de estas características.

Se espera que para fin de 2014 -contando el impulso del período navideño- se llegue a los 1,2 millones de vinilos comercializados, a diferencia del año pasado, cuando se entregaron tan solo 780.674 unidades, de acuerdo a la OCC. El piso en las últimas dos décadas se registró en 2007, con 205.292, aunque desde ese momento, las ventas se superan año tras año.

Arctic Monkeys son los artistas más vendedores de 2014 hasta el momento, con su disco AM, seguido por Lazaretto de Jack White y por el recientemente lanzado The Endless River de Pink Floyd. Es importante aclarar que se repartieron 6.000 copias de este último álbum en su primera semana a la venta, convirtiéndolo en el vinilo de más rápida aceptación en lo que va del presente siglo en el Reino Unido.

También merecen una mención los Royal Blood, que con su disco debut homónimo se ubican en la cuarta posición, superando al resto de los álbumes que ocupan el top ten de este año, todos ellos clásicos: Definitely Maybe (Oasis), The Stone Roses (Stone Roses), The Dark Side of the Moon (Pink Floyd) y los tres primeros trabajos de la carrera de Led Zeppelin.

El chart de vinilos de 1996, cuando se había alcanzado por última vez el millón de unidades vendidas, estuvo liderado por The Score (Fugees), 1977 (Ash) y (What’s the Story) Morning Glory? (Oasis).