Travis, más de dos décadas de música y octavo disco de estudio

443

por valeria cuéllar figueroa | @vale_cuellar | mas notas del autor

Los escoceses Travis están a un par de días del lanzamiento de su octavo álbum de estudio titulado Everything At Once, grabado en 2015 en los famosos Estudios Hansa de Berlín, producido por Michael Ilbert y para el que la banda de Fran Healy ya comenzó un tour de promoción en el Reino Unido.


Este es el tracklist:

  1. “What Will Come”
  2. “Magnificent Time”
  3. “Radio Song”
  4. “Paralysed”
  5. “Animals”
  6. “Everything at Once”
  7. “3 Miles High”
  8. “All of the Places”
  9. “Idlewild” (con Josephine Oniyama)
  10. “Strangers on a Train”
travis2

De este material, el primer track que conocimos el año pasado fue el que le da título al disco.

Después dieron a conocer “3 Miles Away”.

Luego vino el single “Magnificent Time”.

Y finalmente “Radio Song”, que la banda presentó hace una semana.

Travis se formó a comienzos de los 90 y claramente marcó un punto de inflexión en la música británica, entre el britpop de Oasis, Blur y Pulp, entre otros, y esa suerte de post britpop o piano rock que embanderaron Coldplay o Keane a comienzos de los 2000. No por nada fue elegida dos veces como Mejor Banda en los prestigiosos Brit Awards.

Lanzaron su primer álbum hace casi 20 años. Good Feeling salió un 26 de septiembre de 1997 a través de Independiente Records. Aquel disco debut contenía este súperhit y clásico de la banda:

Sin embargo, el segundo disco fue el que hizo historia. The Man Who, que contó con la producción de Nigel Godrich (¡sí, el sexto miembro de Radiohead!), salió a la venta en mayo de 1999 y le dio a Travis reconocimiento más allá del Reino Unido. Este fue uno de los temas más populares de aquel disco y, por supuesto, uno de los más bellos de su carrera:

Luego vinieron The Invisible Band (2001), también producido por Godrich y con un hitazo –y un gran video- que recorrió el mundo como “Sing”; 12 Memories (2003) que oscureció y endureció un poco el indie pop de la banda; The Boy With No Name (2007); Ode to J. Smith (2008); y Where You Stand (2013). Estos últimos tres fueron bien recibidos por los fans, pero dejaron una huella menos fuerte en la carrera de los escoceses, a diferencia de sus predecesores.

En nuestro país, tuvimos la oportunidad de verlos en vivo en 2007 -junto a Starsailor y The Killers- en el Estadio de Vélez durante el tour The Boy With No Name, y en 2013 en el Festival Planeta Terra -junto a Beck y Lana Del Rey- para promocionar Where You Stand.

Larga vida a Travis que sin ser la banda favorita de todos, ni mucho menos la más popular o la más cool de todas, se las arregló muy bien durante dos décadas para llenar tantos momentos de una generación, la mía claro, y para lograr ser el soundtrack de comienzos de los 2000 con temas tan vibrantes como este: