Susanne Sundfør, la gran ilusión del pop en 2015

1453

por leandro chico | @leanchico | mas notas del autor

Este año parece tener muchas sorpresas preparadas en lo que a nuevos álbumes refiere. Tan gratificante se está volviendo escuchar las propuestas discográficas que están saliendo desde enero que nos estamos mal acostumbrando (felizmente). Y la lista de nombres de artistas que quedan pendientes para los próximos meses es extensa y prometedora.


En esta oportunidad, vemos una esperanza que surge del corazón mismo del pop -menospreciado muchas veces, malogrado por trabajos desafortunados otras- gracias al recientemente lanzado Ten Love Songs, un maravilloso compendio de canciones a cargo de Susanne Sundfør.

La cantante y compositora noruega, nieta del lingüista Kjell Aartun, editó a principios de la semana pasada el sexto álbum de estudio de su carrera y, sinceramente, no cuesta nada enamorarse instantáneamente de sus melodías, que van desde tracks dance adictivos hasta otros dramáticos con arreglos orquestales delicados y de ensueño que permiten completar un trabajo acabado que fluye con una naturalidad contundente.

Esta empresa no pudo haber sido perfecta sin los atributos vocales de Susanne Sundfør, quien lanza en cada canción el sentimiento adecuado al infinito con personalidad y compromiso, acompañando cada clima con facilidad. La tarea no es menor, ya que el pasaje de una performance vocal para descontrolar en la pista de baile a baladas electropop o multiinstrumentadas puede ser arriesgado. Sin embargo, todo encaja a la perfección.

La semana pasada, la cantante estuvo en el popular talk show escandinavo Skavlan, conducido por el periodista Fredrik Skavlan, donde ofreció una actuación electrizante de “Delirious”, segundo single de Ten Love Songs. Dale play:

Este emprendimiento pop tan bien producido contó con la colaboración de experimentados músicos: Anthony Gonzalez, líder de la banda francesa M83; sus compatriotas noruegos Svein Berge y Torbjørn Brundtland, que forman el dúo Röyksopp (el año pasado tuvieron una de las mejores canciones, según Bite A Beat); Lars Horntveth, músico y compositor cuyo espectro va del jazz a la electrónica; y la banda de cuerdas Trondheimsolistene Chamber Ensemble.

El álbum es principalmente un set synthpop donde pueden encontrarse reposiciones del Italo-disco y muchos de los sonidos que germinaron a fines de los ’70 y principio de los ‘80 pero con un aire renovador que hace que Ten Love Songs sea indispensable para comprobar que pueden nacer nuevas ideas sobre cimientos conocidos.

Susanne Sundfør se propuso realizar un disco pop –vaya si lo logró- y entrelazó 10 canciones que se ocupan de las relaciones que establecemos con otras personas y donde aparece, indefectiblemente, el amor como protagonista. “¿Alguna vez sentiste tu corazón roto? ¿Alguna vez sentiste que es el fin del mundo? Las campanas suenan pero la sangre dejó de bombear mientras siento el peso de la caída”, dice desolada en la implacable “Kamikaze”, aunque minutos después, en la enternecedora “Memorial”, reflexiona con menos angustia: “Soñé que los dioses descendían, que el tiempo había terminado, los planetas chocando. Nene, un día vamos a ser libres. Pero todo lo yo que quería era que me quisieras”.

Así puede uno sumergirse en Ten Love Songs yendo de un tema a otro, como si estuviéramos viendo la ópera prima de Susanne Sundfør para el cine. Es un relato pop que fluye con letras sinceras y universales, internalizadas en el disco con la misma precisión que los sonidos que explora. Aunque, como ella aclara en la canción “Trust Me”, cuando de relaciones hablamos, nadie puede borrarte ni reemplazarte, como sí ocurre en las películas. La música de la cantautora noruega se encarga de que los lazos sean más reales que en cualquier ficción.

Podés escuchar el álbum por completo a continuación: