‘Ray of Light’ cumple 20 años: la joya electrónica de Madonna

391
ray of light
Dos décadas atrás, 'Ray of Light' se tranformaba en la mejor producción musical de la carrera de Madonna.

por leandro chico | @leanchico | mas notas del autor

Para muchos es el mejor disco del vasto repertorio de Madonna. Para otros, pelea codo a codo con Like a Prayer (1989). Sin dudas, es un punto de inflexión en su carrera, que provocó incluso que muchos de los detractores de la Reina del Pop se dieran vuelta para contemplarlo, sorprendidos por su producción y composición. Ray of Light cumple 20 años, el séptimo LP de la diva que, coincidentemente, divide las aguas entre los primeros seis álbumes que lo antecedieron y los seis que vinieron después.


Los primeros atisbos del cambio de rumbo musical para Madonna en los 90 se percibieron en Bedtime Stories (1994), un disco que se alejó de la honestidad sexual de Erotica (1992) para asentarse en la intimidad del R&B -rol fundamental de Babyface-, si bien se tomó ciertas licencias electrónicas, como es el caso de “Bedtime Story”, track en el que colaboró la vanguardista Björk, que además se encontraba en su mejor momento.

La preparación de Ray of Light tuvo dos hitos importantes en la vida tanto profesional como personal de “Su Majestad”: la participación en el film musical Evita, en el que interpretó a una de las figuras más importantes de la política del siglo XX, la argentina Eva Duarte, y que le valió el Globo de Oro a Mejor Actriz;  y, casi de forma paralela, el nacimiento de su primogénita Lourdes León, dos meses antes del estreno de la película, que filmó embarazada.

Esta revolución, acompañada de un replanteo en sus sistemas de creencias que disparó su involucramiento con el Kabbalah, marcó a fuego la creación del superlativo Ray of Light, cuyo primer single, “Frozen”, fue editado un día como hoy hace 20 años.

Aunque el productor estaodunidense Rick Nowels colaboró con fuerza y terminó dejando su marca en las pistas “The Power of Good-Bye”, “To Have and Not to Hold” y “Little Star”, ubicadas cerca del cierre de Ray of Light, sería el británico William Orbit la fuerza motora del álbum, quien propició una experimentación electrónica inusitada en el repertorio la cantante. El tiempo que se tomó para trabajar en el material también fue inédito: casi cinco meses.

Muchas de las joyas ocultas en la discografía de Madonna se encuentran en este LP, incluso no editadas como singles, como es el caso de “Sky Fits Heaven” y “Skin”, tracks en los que dejó su sello Patrick Leonard, histórico productor y compositor de Madonna, cuyo aporte corre desde el mega exitoso True Blue (1986) hasta el propio álbum que ahora celebra 20 años.

A la vez que fue recibido con fervor por los especialistas musicales, Ray of Light es hasta ahora el disco más vendido de la diva en los 90, y tiene otro mérito: su marca de 16 millones de copias aún no fue superada. Vale destacar que los álbumes más populares de la artista fueron publicados en los 80, mientras que el compilado The Immaculate Collection es su mayor suceso comercial (30 millones de unidades, aproximadamente).

Asimismo, Madonna pudo acceder a sus primeros Grammys estrictamente musicales gracias a Ray of Light (antes había triunfado en la categoría audiovisual) y arrasó con los MTV VMAs. La canción que titula el disco, una de las mejores de toda la década del 90, fue la razón principal de estos reconocimientos. El video, dirigido por el sueco Jonas Åkerlund, estuvo a la altura de la grabación que lo respalda.

Vulnerabilidad, empoderamiento, experimentación. La mejor versión de Madonna y su pico artístico. El pop de la reina nunca fue tan elegantemente adictivo.