Painted Ruins: caos, unidad y la magia intacta de Grizzly Bear

301
Painted Ruins
Grizzly Bear lanzó su nuevo y esperado álbum Painted Ruins este viernes 18 de agosto.

por valeria cuéllar figueroa | @vale_cuellar | mas notas del autor

El viernes pasado salió a la venta a través de RCA Painted Ruins, el quinto disco de estudio y el primero en cinco años de la banda indie rock Grizzly Bear. En abril de este año, los neoyorkinos habían dado los primeros indicios del sucesor de Shields (2012), mientras que a comienzos de mayo vio la luz el primer corte de difusión “Three Rings”. Luego vinieron “Mourning Sound”,”Four Cypresses” y “Neighbors”.


Painted Ruins es exquisito y conmovedor a la primera escucha. Los 11 tracks nos ofrecen sonidos melancólicos, como “Wasted Acres” o “Three Rings”, pero también explosivos y pesados, como “Morning Sound” o “Aquarian”, a través de texturas sutiles y principalmente impredecibles. La orquestación se construye sólida sobre un perfecto pulso rítmico a cargo de la guitarra de Daniel Rossen, la batería de Christopher Bear y el bajo del músico y productor Chris Taylor. Los arreglos son más crudos y una suerte de alternativa a las melodías pastorales folk que ya conocemos de la banda.

El disco es sonoramente hermoso pero también abstracto, con un sentimiento abierto a las ambigüedades vocales y líricas. El gran Ed Droste parece contar historias en slow-motion. Escribe sobre pérdidas y desencuentros, sobre conflictos, miedos y dudas. “Don’t you be so reasoned / Don’t you know that I can make it better? / Don’t you ever leave me / Don’t you feel it all come together?”, dice Droste en la nostálgica “Three Rings”.

La magia y el talento de estos cuatro fantásticos siguen intactos en su nuevo material, que nos invita a recorrer su propio universo aislado, con melodías armoniosas e historias cautivantes que reflejan de forma encantadora y sofisticada el caos, la inestabilidad y la furia de los tiempos modernos. “It’s chaos, but it works”, canta Rossen en “Four Cypress”, logrando el equilibrio perfecto entre el minimalismo y el exceso. Claro que funciona

Los Grizzly Bear describieron la grabación de Painted Ruins como un proceso democrático, y la realidad es que la banda suena más colectiva, unida y conectada que nunca en esta maravillosa y compleja aventura. Lo lograron nuevamente y valió la pena la espera.

Escuchá Painted Ruins completo a continuación: