La Roux: la heroína del electropop conquistó Argentina

1769

por leandro chico | @leanchico | mas notas del autor

Es difícil expresar con palabras un espectáculo vivido plenamente con el cuerpo. Quién lo hubiera dicho: Elly Jackson inyectó adrenalina y desplegó una actuación que convirtió el Salón Frers de La Rural en una auténtica pista de baile.


No es causual, ya que sus únicos dos álbumes editados por su proyecto musical (La Roux, de 2009, y Trouble in Paradise, de 2014) son una muestra acabada del objetivo que tiene en mente, es decir, que el público coree sus canciones y se mueva al ritmo del synthpop.

Hasta ayer, no habíamos tenido la oportunidad de verla en vivo en un escenario, palpar su sensibilidad con la audiencia, ver cuán energética y teatral puede ser. Sucede que durante la parte de lanzamiento y promoción de su primer disco se pudo ver una Elly Jackson más introvertida, andrógina, distante. Esa aparente contradicción entre su imagen y la música que producía -eminentemente pop y, por ende, celebratoria- fue, sin embargo, uno de los atractivos por los que se ganó el apoyo tanto de la crítica como de muchos fans alrededor del mundo. No era una diva como otras cantantes del género; se propuso construir un estilo personal y nadie pudo resistirse.

De esa Elly Jackson a la actual hubo varios cambios. La salida ciertamente problemática de Ben Langmaid, quien era su socio en La Roux y que incluso participó en la primera fase de las sesiones de lo que después sería Trouble in Paradise no fue feliz. En forma encadenada a esa crisis, perdió su voz, lo que la obligó a alejarse de las actuaciones. Ese hiato en el que –asegura la cantante- perdió el control y creyó que su carrera estaba acabada, vio nacer a una nueva artista, fortalecida y dispuesta a conquistar la escena pop.

Elly baila apasionadamente. Sonríe con sinceridad y emoción al mirar al público o al encontrarse con fans detrás de escena. Se compenetra con las canciones y propone una performance distinta en cada tema. ¡Y también le importa un demonio ser famosa! Un día antes de su presentación en la Argentina, declaró por Twitter: “Estoy adorando este tour. Sudamérica me está volando la cabeza. Cada noche es más abrumadora que la anterior. Muchas gracias, amo mi vida”. A grandes rasgos, esa es la artista, feliz y predispuesta al goce, con la que nos encontramos en el inolvidable concierto de ayer en La Rural.

El show empezó a las 21.45 y se extendió hasta las 22.55. Puede haber sido corto, pero para una cantante con solo dos discos en la calle y con tan poderosa batería de hits fue suficiente y de gran impacto. La canción de apertura, “Let Me Down Gently”, fue la balada que sirvió de premiere mundial del último álbum y que aquí se transformó en la introducción ideal: luz tenue y un ritmo que fue ganando fuerza con el correr de los segundos, mientras Elly Jackson desplegaba su sensualidad y movimientos inquietantes. Mirá el video:

La fiesta se desató sin mucha más demora. “Fascination”, la ochentosa “Kiss and Not Tell”, el hit “”In for the Kill” (canción que le dedicó a los fans que la siguen desde 2009 -ver video) y “Sexoteque” calentaron la pista lo suficiente para que el público no parara de delirar y gritara “Olé, olé, olé, Elly, Elly” entre tema y tema. Por supuesto, ella seguía con alegría el famoso cántico y hasta lo tarareó cuando encontró oportunidad.

Cuando creíamos que la banda había entregado todo o que el clímax ya se había alcanzado, seguía avanzando el setlist con mayor ímpetu dance, Elly sorprendía con nuevas coreografías (improvisadas y adorables, para nada técnicas) y el ida y vuelta con la gente se renovaba constantemente.

Hubo tiempo para incorporar un cover del éxito disco de 1974 “Shame, Shame, Shame”, de Shirley & Company, que si bien no es una elección factible de ser reconocida por gran parte del público presente (jóvenes por debajo de los 30 años), encajaba a la perfección con el show y generó el mismo entusiasmo que cualquier otra canción de La Roux.

“Tropical Chancer” (ver video) y “Uptight Downtown” (ver video) formaron el mejor enlace de la noche, dos joyas de Trouble in Paradise que los argentinos disfrutaron como si fuesen clásicos de la banda. Pero, sin dudas, el momento más sorprendente, con beats furiosos y Elly Jackson encendida completamente para dominar y definir el encuentro como eminentemente dance, fue el marchoso “Silent Partner”. Después de tal locura, solo quedaba lugar para los bises.

Hacia el final, entonces, llegaron “Tigerlily” y “Bulletproof”, que hicieron honor a la hora que había transcurrido y continuaron la alegría y el fervor, que se vivía tanto arriba como abajo del escenario.

La Roux se presentó por primera vez en la Argentina con un espectáculo absolutamente bailable y Elly Jackson se consagró como la nueva heroína del electropop. Sin mucho esfuerzo más que su talento y con dos álbumes de gran calidad detrás, la artista terminó su performance en La Rural “abrazando” a sus seguidores, al recibir afectuosamente y desplegar la bandera de su club de fans antes de retirarse sumamente complacida. Un trofeo digno de todos estos años de lucha por su sueño musical, que venció frente a todos los obstáculos.

¡Dale play al cierre con “Bulletproof”!