Julien Baker lanza uno de los mejores y más tristes discos del año

265
Julien Baker
Turn Out the Lights es el segundo disco de estudio de Julien Baker.

por valeria cuéllar figueroa | @vale_cuellar | mas notas del autor

Con tan solo 22 años, Julien Baker acaba de lanzar su segundo álbum y también uno de los mejores materiales del año. Turn Out the Lights, que salió a la venta el pasado viernes 27 de octubre, es el debut de la cantautora de Tennessee bajo el popular sello Matador Records y el sucesor de Sprained Ankle (2015), con el que ya había obtenido un importante reconocimiento dentro del circuito indie.


Sin embargo, Turn Out the Lights pone a Julien Baker en primera plana. Definitivamente el mejor estreno del viernes pasado y uno de los mejores álbumes de este 2017, este nuevo trabajo muestra a una compositora más madura y confiada a pesar de sus escasos 22 años, teniendo en cuenta que formó su primera banda cuando tenía apenas 15 años.

En sintonía con otras cantantes y compositoras de la escena, como Waxahatchee, Julie Byrne, Angel Olsen o incluso la ya consagrada Sharon Van Etten, Julien Baker tiene el poder de transmitir en su disco fuerza y vulnerabilidad al mismo tiempo.

julien-baker-album

Los estribillos pueden ser viscerales, pero el sentimiento de intimidad siempre está presente, gracias a emotivas melodías y a una mayor inclusión del teclado, como en “Appointments”:

Otros tracks, más explosivos e imprevisibles, revelan sin dudas la evolución artística de Baker y la hacen destacarse dentro de la poblada oferta de músicos de su tipo. Su voz, su guitarra y los escasos arreglos bastarían para enamorar al mundo. Pero la descarnada y brutal confesionalidad de sus letras, tan oscuras como hermosas, es el gran premio. “Say you wish you could find some way to help / Don’t be so hard on myself / So why is it easy for everyone else? / I’m not always like this / There’s always tomorrow I guess”, dice la letra del single que le da título al álbum:

Canciones tristes para el oído común, Julien Baker sabe crear de verdad momentos íntimos y dramáticos en Turn Out the Lights: depresión, soledad, masoquismo, inseguridades y la más profunda de las tristezas también pueden servir para traer claridad y algo de esperanza.