Catherine Zeta-Jones, irreconocible en ‘La reina de la cocaína’

205
la reina de la cocaína
Lifetime estrena esta noche 'Griselda: la reina de la cocaína'.

El canal Lifetime cada vez ofrece más contenido original para competir con la súper oferta televisiva y de streaming que gana adeptos día a día. Esta noche a las 23, la señal estrena la biopic Griselda: la reina de la cocaína, que cuenta la historia real de Griselda Blanco, la narcotraficante colombiana que, de manera poderosa y despiadada, manejó el tráfico de cocaína en Estados Unidos. El film es protagonizado por la actriz ganadora del Premio de la Academia y el Premio Tony Catherine Zeta-Jones.


Con más de 10 millones de televidentes en su estreno en los Estados Unidos, Griselda: la reina de la cocaína está basada en la fascinante vida de “La Madrina”, quien fue una líder del Cartel de Medellín, una pionera en el tráfico de cocaína y que participó en las guerras de vaqueros del negocio (“Cocaine Cowboys”), que tuvo lugar en Miami a fines de la década de los ‘70 y principios de la de los ‘80.

Contada a través de los ojos de su hijo más joven, Michael Corleone Blanco, la cinta muestra el camino emprendido por Griselda, desde que -tan sólo con 17 años- utilizó un pasaporte falso para dirigirse a los Estados Unidos, hasta convertirse en la reina de la cocaína.

Mientras vivía en Queens con sus tres hijos, Griselda se sintió atraída por el dinero que ofrecía el mundo de las drogas y rápidamente se vio envuelta con los narcotraficantes locales. Orquestó el uso de mujeres hermosas, ancianos y niños como mulas y creó maletas con falso fondo para contrabandear cocaína desde Colombia. Una vez que el dinero comenzó a llover, sus hijos abandonaron la escuela y, en su lugar, ingresaron al negocio familiar. Griselda era extremadamente cercana a sus hijos, quienes fueron fundamentales para ayudar a construir su imperio. Sin embargo, ya con 36 años, la reina de la cocaína, cuyo valor excedía a los 100 millones de dólares, tuvo que luchar contra la soledad, la inseguridad y la paranoia.

Posteriormente, se mudó a la ciudad de Miami, donde encontró la oportunidad para expandir aún más su imperio, lo que llevaría a la muerte de su segundo marido Alberto (interpretado por Juan Pablo Espinosa), dando lugar a otro apodo: La Viuda Negra. La voluntad de la reina de la cocaína de utilizar la violencia contra sus competidores de Miami provocó que sus enemigos hicieran lo imposible por obtener su cabeza, por lo que se mudó a California para escapar de los intentos de asesinato y mantener al joven Michael a salvo.

En 1985, Griselda fue arrestada por agentes de la DEA en su casa, detenida sin derecho a fianza, y sentenciada a más de una década de prisión, donde continuó manejando su negocio de cocaína. En 2004, fue liberada de prisión y deportada a Colombia, donde finalmente fue asesinada a tiros en plena calle y a luz del día en 2012.

“Como todos ustedes saben, ésta no es la primera vez que interpreto a una mujer de ascendencia latina ni es la primera vez que interpreto a una persona involucrada en el mundo de las drogas”, asegura la protagonista Catherine Zeta-Jones.

“Como actriz, fue muy difícil de encarnar el rol de esta mujer, que es muy diferente a mí en muchos sentidos, no sólo culturalmente, sino en cuanto a las decisiones que toma. Pero lo que no es diferente es que ambas somos mujeres fuertes, dispuestas a hacer lo que sea necesario por su trabajo -sin dudas, no con armas como lo hizo Griselda-. Pero tengo que decir que este fue un proyecto hecho con mucha pasión. Trabajé mucho y muy duro para lograr que se hiciera y para contar esta historia”, concluye la artista que encarna a la reina de la cocaína.

Griselda, la reina de la cocaína