Gasalla, el titán del humor que busca repetir el éxito

1461

por leandro chico | @leanchico | mas notas del autor

El viernes pasado se estrenó Más respeto que soy tu madre 2 en el teatro El Nacional, frente a una sala repleta que celebró la vuelta de Antonio Gasalla al escenario porteño con esta pieza cuya primera parte estuvo en cartelera por cinco años y tiene más de 1.000.000 de espectadores en su haber.


Esta segunda edición, como la anterior, está protagonizada, dirigida y adaptada al teatro por Gasalla e inspirada en el celebrado blog del argentino Hernán Casciari, aunque son nuevas las historias que giran alrededor de la familia de Mirta González de Bertotti, personaje que encarna el capocómico.

La comedia retrata la vida cotidiana de una familia de clase media baja comandada por esta ama de casa, quien se hace cargo de todas las situaciones que se suscitan en el seno de su hogar. Incansable trabajadora de los quehaceres domésticos, intenta franquear la falta de comunicación con su marido Zacarías (Enrique Liporace), quien parece rendido al fracaso de su matrimonio, sin más tareas en su día que ver la televisión y hablar de fútbol; lucha con cada paso que da su hijo menor Caio (Nazareno Móttola), que sólo sabe de irresponsabilidades y descontrol; y busca comprender a su hija del medio, Sofía (Noelia Marzol), dedicada casi exclusivamente a su agitada vida amorosa.

La relación de Mirta con su hijo mayor Nacho (Esteban Pérez) es de mayor entendimiento y complicidad. Es más, es él quien ayuda económicamente a la familia y, en esta oportunidad, le trae una idea de un emprendimiento a su madre con el fin de aumentar los ingresos familiares venidos a menos.

Pero, por supuesto, los problemas hacen mucha más fuerza en la historia. La familia Bertotti recibe en esta oportunidad a Jeremías (Alberto Martín), el hermano de Zacarías que llega a pedir asilo con intereses pocos claros, y a Silvia (Claudia Lapacó), la “novia” de Caio, que se entromete en el hogar con ánimos de instalarse, si bien Mirta promete cobrarle con creces la estadía.

Mas respeto que soy tu madre 2

Antonio Gasalla gobierna una obra hecha a su medida, que le permite desplegar todos sus recursos como comediante en la piel de una señora argentina tipo, apelando al absurdo y potenciando sus parlamentos con los rasgos de crueldad, ironía y gran entrega corporal que han sido su marca registrada por años, sobre todo en su célebre galería de personajes que creó para la televisión.

Es evidente que un artista de su envergadura y popularidad no tiene que demostrarle nada a nadie, menos a sus espectadores, que van a verlo una y otra vez sin dudarlo. Sin embargo, es admirable cómo el actor se entrega por completo al proyecto casi sin descansar en las casi dos horas que dura la obra. Es narrador y principal actor, se cambia en escena y la recorre hasta donde la acción se lo permite.

La sorprendente escenografía diseñada por Alberto Negrín es otro de los puntos destacados de Más respeto que soy tu madre 2. La impecable resolución del espacio dentro de la casa (donde viven muchas personas y donde se plantean situaciones súper dinámicas) ofrece los elementos justos y necesarios y mucha amplitud, con un ingenioso mecanismo que permite cubrir y descubrir habitaciones, o planteos que ayudan, por ejemplo, a imaginarse un área externa sin ser vista, gracias a un ventanal imponente que refuerza, junto a otros detalles distribuidos equilibradamente, el ambiente de austeridad en el que vive la familia.

El vestuario, el diseño de luces y las actuaciones generales del elenco -entre el que se destaca la desopilante pareja que componen Claudia Lapacó y Nazareno Móttola- cierran el círculo de un espectáculo que tiene un texto por momentos ocurrente y desconcertante y por otros más previsible y estereotipado, aunque siempre con un gran efecto de comicidad y complicidad, que se manifiesta en la positiva recepción del público. Ese equilibrio justo que Antonio Gasalla ha sabido manejar a la perfección y que lo acerca, una vez más, a un espectro de espectadores ilimitado. Un mérito que hoy sólo consiguen artistas contados con los dedos de una mano.

Más respeto que soy tu madre 2. De Hernán Casciari. Dirigida y adaptada por Antonio Gasalla. Con Antonio Gasalla, Claudia Lapacó, Enrique Liporace, Nazareno Móttola, Esteban Pérez, Sebastián Borrás, Noelia Marzol y Alberto Martín. En Teatro El Nacional, Av. Corrientes 960. Entradas a la venta por Plateanet.com o en la boletería del teatro.