El legendario cantante Joe Cocker murió a los 70 años

1170

Una de las voces más familiares, reconocibles e intensas de rock y el blues nos dejó hoy en su casa de Colorado, Estados Unidos, luego de luchar contra el cáncer de pulmón. De origen inglés, fue una de las figuras excluyentes del histórico festival de Woodstock en 1969, donde interpretó el cover de The Beatles “With a Little Help from My Friends”, ya un símbolo del encuentro, gracias al cual ya había alcanzado el número 1 en la lista de popularidad del Reino Unido un año antes.


Es más, su vínculo con el cuarteto de Liverpool es tan fuerte que a ellos también lo une la primera canción de su carrera como artista solista, una versión de “I’ll Cry Instead” (1964) con Big Jim Sullivan y Jimmy Page en guitarras.

Su primer y único número 1 en los Estados Unidos llegó con la balada “Up Where We Belong”, que interpretó junto a Jennifer Warnes para la película Reto Al Destino (An Officer and a Gentleman) y que recibió los galardones más importantes, como el Oscar y el Globo de Oro a Mejor Canción Original (premio a los compositores) y el Grammy por Mejor Performance Vocal Pop de Dúo o Grupo.

En la Argentina, quizás, el pico de masividad del vocalista llegó con el tema de su álbum Cocker (1986), incorporado en la escena de striptease que realiza Kim Basinger en la película 9 Semanas y Media que, a pesar de no haber sido aclamada por la crítica precisamente, la escena y la canción mencionada perduran hoy en el imaginario colectivo y es evocada ante cualquier situación similar a la representada en el film.

A partir de entonces, sus álbumes continuaron vendiendo a fuerza de hits poderosos o covers de grandes canciones.

Los argentinos tuvimos la oportunidad de ver a Joe Cocker por última vez el 19 de marzo de 2012 en el Estadio Luna Park, donde presentó todo su repertorio fundamental y mostró una gran vitalidad y fuerza vocal a pesar de sus problemas de salud.

A continuación, recordamos un momento especial de su último concierto en Buenos Aires: un fragmento de su sentida versión de “With a Little Help from My Friends”. Luego, la infalible escena de película al ritmo de “You Can Leave Your Hat On”.