The Drums: el indie pop más perfecto de todos

908

por valeria cuéllar figueroa | @vale_cuellar | mas notas del autor

Después de poco más de dos años, The Drums volvió a nuestro país para presentar su más reciente álbum Encyclopedia. Aquella vez había sido en el marco del Pepsi Music y ésta como apertura del Music Wins Festival, que organiza Indie Folks, y que nos permitió verlos a ellos solitos durante una hora y media en Groove.


La banda neoyorkina aterrizó en el barrio de Palermo el viernes pasado y dio un show ante una audiencia eufórica: algunos éramos los mismos que padecimos la lluvia en 2012, otros parecían haberlos conocido en este último tiempo, pero todos coincidíamos en las terribles ganas de verlos y en ese cariño especial hacia esta banda, desconocida para muchos, pero que quizás transmite más que cualquier leyenda de la música rock o pop.

Las ganas de saltar, bailar y cantar estaban a flor de piel cuando Jonny Pierce y Jacob Graham se subieron al escenario de Groove, junto a sus músicos Danny Lee Allen (batería), Johnny Aries (bajo y guitarra) y Tom Haslow (guitarra). “Bell Laboratories”, de Encyclopedia, fue el puntapié inicial para un torrente de energía por parte de ambos lados: el público no dudó en comenzar a saltar y gritar, casi embelesado ante esos dos raros paliduchos cuyos brazos se movían y fluían al ritmo de la música.

Después vino “Let Me”, también del último álbum, que enfatizó esos coros agudos tan particulares de la banda y nos hizo “bajar un cambio” y así prepararnos para “Me and the Moon”, uno de los clásicos de la banda que no dejó a nadie sin saltar y que fue la bisagra para el primer “mini descontrol” de la noche (léase aprovechar los saltos y empujones para avanzar y estar en la valla bailando sin parar).

Luego, todos nos dejamos llevar por el ritmo pegadizo y casi infantil de “Days”, tercer corte de difusión de Portamento, y los brazos voladores de Jonny. “I Can’t Pretend” le siguió con ese halo de misterio que la caracteriza y pudimos apreciar ahora los movimientos no sólo de Jonny sino también de Jacob, envolviéndonos bajo frases como “I know that I need love, but I can’t pretend”.

Continuaron con “Kiss Me Again” y “Book of Stories”, en ambos casos explotando ese pop tan rítmico de los temas de The Drums. “Best Friend” volvió a hacer explotar Groove y pudimos ver a Jacob intentando hacer nuevamente unos movimientos robóticos con las manos y al público coreando sin parar toda la letra de este hitazo. A continuación, el show llegó a uno de sus tantos clímax al ritmo veloz de “Money”, primer single del segundo álbum.

“U.S. National Park” fue una suerte de pausa para volver al ruedo “bailable” con “Book of Revelation” y su pegajoso “And I believe that when we die we die, so let me love you tonight, let me love you tonight…”. Le siguió “I Need a Doctor” y la dulce “I Hope Time Doesn’t Change Him” para preparar terreno al último tema antes del encore: “How It Ended”. El público -feliz- coreó hasta llegar a la disfonía.

El regreso, que incluyó un tierno agradecimiento por parte de Jonny, fue a puro hits: “Forever and Ever Amen” y “Let’s Go Surfing” nos remontaron cuatro años atrás, cuando salió el primer disco de la banda y estos temas se reproducían una y otra vez en nuestras computadoras y MP3. La esencia pop de la banda nos volvió a enamorar a todos como la primera vez y nos dio el gran clímax de la noche. Todo terminó con “Down by the Water”, bajaron los decibeles pero la emoción brotó y la comunión con el público se hizo más patente que nunca.

Aunque siempre quedan ganas de más, creemos que seis temas del primer disco, cinco del segundo y seis del último fueron la dosis ideal para disfrutar de esta gran banda que puede alegrarte la noche, llenarla de bailes y melodías pegajosas, pero también de melancolía, nostalgia y oscuridad.

No podemos negar que la banda evolucionó y maduró mucho con los años y eso es notable no sólo en su último disco sino en su performance en vivo. Tanto Jonny como Jacob distan de ser los típicos músicos habladores y carismáticos pero generan algo especial arriba del escenario, una conexión con el público que sólo pueden entender los que conocen de “pe a pa” su discografía y su crecimiento como banda.

Los neoyorkinos parecen tener la fórmula: nos trajeron distorsiones, sintetizadores, teclados, coros, samples, melodías dulces y pegadizas, mucho baile y una performance mágica que nos dejó a todos boquiabiertos. Sin dudas, el indie pop de The Drums parece haberse vuelto infalible durante todos estos años, casi irresistible y -por qué no- perfecto.

Setlist:

  1. Bell Laboratories
  2. Let Me
  3. Me and the Moon
  4. Days
  5. I Can’t Pretend
  6. Kiss Me Again
  7. Book of Stories
  8. Best Friend
  9. Money
  10. U.S. National Park
  11. Book of Revelation
  12. I Need a Doctor
  13. I Hope Time Doesn’t Change Him
  14. How It Ended

Encore

15. Forever and Ever Amen
16. Let’s Go Surfing
17. Down by the Water

jonny_pierce