Descubrí por dentro el museo ABBA, el templo del pop sueco

2345

por leandro chico | @leanchico | mas notas del autor

Estocolmo, en sí misma, es una ciudad bella por dónde se la mire: sus islas y canales, sus edificaciones históricas, su barrio ‘viejo’ (Gamla Stan), sus espacios verdes y sus innumerables museos, cada uno distinto al otro. En este sentido, podemos decir que ABBA The Museum brilla destacado entre ellos con las mismas luces que iluminaron al cuarteto sueco, una de las bandas más exitosas de la historia de la música popular y cuyas creaciones han perdurado hasta nuestros días, a través de distintos soportes y manifestaciones artísticas.


Instalado en la isla de Djurgården, en el centro de Estocolmo, y abierto al público desde 2013, el paseo interactivo por la historia del súper grupo está rodeado de otros establecimientos que atraen a turistas de igual manera, como es el caso del parque de diversiones Gröna Lund, el museo al aire libre Skansen (una suerte de Suecia en miniatura) o el Vasa, que exhibe el monumental barco homónimo del siglo XVII recuperado del fondo del mar luego de permanecer allí 333 años. Sin embargo, ABBA The Museum convoca a miles de personas no sólo por las figuras de Agnetha Fältskog, Björn Ulvaeus, Benny Andersson y Anni-Frid Lyngstad sino además por el Swedish Music Hall of Fame (Salón de la Fama de la Música Sueca), que puede visitarse en el mismo establecimiento.

El museo de ABBA te invita a participar activamente de una retrospectiva con múltiples experiencias. No está permitido aburrirse: ya desde la entrada al salón, todo se presenta de una manera magnética; lo que se puede apreciar es alegre, colorido y asombroso, sin por eso dejar de ser informativo. La luminaria y parafernalia colabora y mucho pero el gran mérito es haber capturado el espíritu de la música de la agrupación, su alegría y la estelaridad de sus integrantes.

Cada uno de ellos tiene su espacio independiente y, sin embargo, a medida que pasan las galerías, nunca se pierde la idea de “grupo”, de que todo el suceso fue un logro conjunto. Es más, compartido con su público, por eso es que, cuando uno menos lo espera, llega La Audición. Los visitantes pueden ingresar en un estudio de grabación, elegir su hit preferido del cuarteto y cantarlo frente al micrófono, mientras una pantalla muestra la letra para no perderse. La única dificultad es pegarle a la afinación, ya que se suman puntos; después, todo es puro entretenimiento.

Al continuar por los pasillos del museo, aparece un juego donde podes convertirte en El Quinto Integrante de ABBA. La propuesta es sencilla, siempre pensando en los más desinhibidos, claro: pararse en el escenario al lado de cantantes virtuales e interpretar junto ellos, por ejemplo, “Mamma Mia!” o “Dancing Queen” con audiencia en vivo. Un desafío imperdible.

Como si esto fuera poco, también podes grabar Tu Propio Video y enseñar tus destrezas como bailarín en un cuarto especial para disfrutar con amigos o subirte al helicóptero de Arrival como si estuvieras en la tapa del clásico álbum del grupo.

Todo es posible en el mundo de ABBA: una galería de artículos originales que incluye espectaculares vestuarios, discos, el espacio dedicado al último video filmado por las estrellas, otro al musical Mamma Mia! y placas de premiación por ventas exorbitantes (más de 375 millones de copias a 2009), son solo algunos de los atractivos que propone ABBA The Museum. Como regalo, podés recordar y darle play a tu experiencia en La Audición o como El Quinto Integrante de manera remota en el sitio web del lugar ingresando tu número de ticket.

A unos pocos pasos de distancia, el Swedish Music Hall of Fame nos presenta a la elite de la música popular de Suecia. La exhibición incluye tanto a los primeros artistas que ingresaron al Salón de la Fama, elegidos en 2014 (ABBA, Roxette, Evert Taube, Jan Johansson, The Latin Kings, Nationalteatern, Cornelis Vreeswijk, Stina Nordenstam, Ebba Grön, Eva Dahlgren, Entombed y Monica Zetterlund), cuanto a los seleccionados en 2015 (Jussi Björling, Neneh Cherry, Anders Burman, Peps Persson, Alice Babs, Ulf Lundell, Carola Häggkvist, Yngwie Malmsteen, Gullan Bornemark y Robyn).

La galería forma parte de la historia de la música sueca, que se encuentra expuesta a través de una línea de tiempo en la que se pueden identificar los hitos más destacados y objetos de colección que la acompañan en vidrieras. Paralelamente, fueron instaladas cabinas por década dentro de las que el público puede escuchar la música de cada época a través de sus protagonistas.

Bite A Beat estuvo en Estocolmo y te muestra las mejores imágenes de ABBA The Museum y el Swedish Music Hall of Fame, el templo de la música sueca.

Foto crédito: Leandro Chico para Bite A Beat.