De Irlanda a Brooklyn con amor, nostalgia y el gran sueño americano

805

por valeria cuéllar figueroa | @vale_cuellar | mas notas del autor

Hoy se estrena en nuestro país la película Brooklyn, dirigida por John Crowley y escrita por Nick Hornby, y que el próximo domingo estará compitiendo en la máxima categoría de los premios Oscar como Mejor Película. Lejos de poder alzarse con este premio, no porque le falten méritos sino porque en la terna hay mínimo dos títulos brillantes, uno de los cuales probablemente se lleve la gran estatuilla, el film cumple su cometido: contar una historia un tanto distinta sobre la inmigración y la llegada a la famosa Isla Ellis en Nueva York.


En este caso, la historia trata de una inmigrante irlandesa que llega a los Estados Unidos, más precisamente al barrio de Brooklyn, en la década de los 50. Para la joven Eilis Lacey, maravillosamente interpretada por la actriz Saoirse Ronan y que probablemente todos conozcamos por su rol de Agatha en El Gran Hotel Budapest, la experiencia en el nuevo mundo no es tan mala, al menos no como en otras películas sobre inmigración que conocemos, no hay explotación, ni jornadas de trabajos de 20 horas, ni viviendas superpobladas.

A pesar de la profunda nostalgia, Eilis se hace una vida –y una que muchos inmigrantes envidiarían- muy rápidamente: trabaja en un negocio súper “top”, vive en una casa cálida y de ambiente familiar con otras chicas de su edad de las que pronto se hace amiga y, como si fuera poco, consigue un novio italiano, el actor Emory Cohen, al poco tiempo de llegar. También tiene un sacerdote amigo y consejero, el genial Jim Broadbent, que la ayuda a sobrellevar la adaptación.

brooklyn-poster

Todo cambia cuando inesperadamente debe volver a su pueblo Enniscorthy en Irlanda. Allí consigue el trabajo que nunca había conseguido -y por lo que había tenido que emigrar- y se encuentra con amigos de su adolescencia, entre ellos el interés amoroso Jim Farrell, que interpreta el actor irlandés Domhnall Gleeson, más conocido como Bill Weasley en Harry Potter. Las cosas parecen mejorar –tanto su situación económica como social-, y hasta pareciera que ahora Irlanda es la tierra prometida; Eilis pronto comienza a dudar sobre su regreso a esa vida que tanto disfrutaba en Brooklyn.

Además de esta trama encantadora de aprendizaje, crecimiento y adaptación, alejada de los dramas más estereotipados de la inmigración, Brooklyn nos brinda una cinematografía sobria y casi minimalista que encaja de forma perfecta con la sólida historia de Hornby.

Ahora, a ver la película para enterarnos dónde se quedó Eilis ¡aunque es bastante obvio! Este es el tráiler: