Cinco discos que escuchábamos hace 10 años, versión III

395

por valeria cuéllar figueroa | @vale_cuellar | mas notas del autor

Como lo hicimos en verano y en otoño, volvemos a recordar cinco álbumes que se editaban hace exactamente una década –más precisamente durante los meses de junio, julio y agosto de 2006- y que consideramos destacados y representativos de la escena indie, en algunos casos un punto de inflexión para la carrera de los artistas.


5. Alright, Still, Lily Allen

Lanzado un 13 de julio, el disco debut de la londinense fue bien recibido por la crítica y un éxito comercial, con varias nominaciones a premios y primeros puestos en los charts. No se trató de un disco pop más, estaba Mark Ronson detrás y sus varios hits hasta el día de hoy siguen sonando. Este es nuestro favorito:

4. Empire, Kasabian

El segundo LP de los británicos, editado el 28 de agosto, es probablemente uno de los más brillantes de su discografía a pesar de no contar con esos himnos que todos reconocemos (y que sí están en el primer disco). Hay más imaginación y producción que en su predecesor. Este tema lo tiene todo: guiños a Oasis, melodías orientales y la voz de Pizzorno:

3. Writer’s Block, Peter, Björn and John

Porque Suecia es mucho más que ABBA y Roxette, esta banda nos regaló uno de los álbumes más creativos y que definió el sonido indie de la década pasada. Salió a la venta un 14 de agosto. A continuación, un track para algunos trillado, probablemente con demasiados covers, pero sin dudas parte del soundtrack de toda una generación:

2. Begin to Hope, Regina Spektor

Con su cuarto álbum de estudio, lanzado un 13 de junio, la rusa nacionalizada estadounidense se consolida como la mejor cantautora de su generación, despliega todo ese talento que ya venía cultivando en los discos previos y nos conquista para siempre. Todos los temas son perfectos, pero este se lleva el podio:

1. The Eraser, Thom Yorke

El LP debut del indiscutido músico de Radiohead se editó un 10 de julio de 2006 con Nigel Godrich como productor. La frialdad de la electrónica se mezcla con la calidez de las melodías y la voz melancólicas, logrando una atmósfera intensa y perfecta que intenta develar el críptico mundo interior de Yorke. Este track, el favorito: