20 años no es nada: 10 discos que dejaron su huella

923

por valeria cuéllar figueroa | @vale_cuellar | mas notas del autor

Estamos en 2015 y durante este año varios álbumes estarán alcanzando las dos décadas. Pero 1995 no fue un año cualquiera, ya que muchos de estos lanzamientos influenciaron y marcaron una época y -por qué no- nuestras vidas también ya que muchos de nosotros, preadolescentes por aquel entonces, buscábamos sonidos nuevos a los que aferrarnos y sí que los encontramos.


Definitivamente, 1995 fue un año verdaderamente fructífero y nos dio material para regodearnos durante mucho tiempo más. Acá, algunos de los elegidos para escuchar:

Empezamos por The Bends, el segundo álbum de estudio de Radiohead, que fue lanzado en marzo de 1995. Aclamado por la crítica y considerado por muchos como el primer gran disco de Yorke y compañía, se aleja de los motes del momento como el grunge o el britpop y resulta único desde donde se lo vea.

Otro gran lanzamiento fue Foo Fighters, el disco debut de la banda liderada por Dave Grohl. Además de ser un éxito comercial, demostró la capacidad y el gran talento musical de un tipo que hasta el momento sólo era conocido por estar atrás de una batería.

Seguimos con Garbage y su disco homónimo lanzado en agosto de hace 20 años. También fue el debut de la banda de Shirley Manson y fue un suceso por su sonido sólido e innovador. Además, Garbage contiene los temas más lindos y queridos de la historia de la banda.

(What’s the Story) Morning Glory? también es otra de las grandes obras de 1995. Claramente no pudo superar al debut de Oasis con Definitely Maybe, pero es una catarata de hermosos hits que nos cacheteó a todos en aquel momento. Uno de los grandes himnos del britpop, no fue un disco respaldado por parte de la crítica pero sí por los charts.

PJ Harvey sacó en febrero de 1995 To Bring My Love y se ganó el cielo. No sólo vendió y vendió, sino que los críticos lo adoraron y hasta lo pusieron entre los mejores álbumes de todos los tiempos de la revista Rolling Stone. Definitivamente, es un disco infaltable en la colección de cualquiera.

Un excelente álbum que marcó una época también fue Mellon Collie and the Infinite Sadness, lanzado en octubre de 1995. Los Smashing Pumpkins crearon un disco doble épico con 28 tracks. Sumamente ambicioso, exquisitamente logrado, fue lejos uno de los mejores de aquel año.

Otro de los discos que dio que hablar fue Tragic Kingdom de No Doubt. Mezcla de rock, pop, ska, el álbum fue pura frescura, sumamente influyente y nos enamoró a todos, más allá del género. El éxito comercial fue indudable y le dio una rotunda masividad a la banda californiana.

Volvemos a la escena brit con Different Class, el quinto disco de Pulp. Salió a la venta en octubre de 1995 y arrasó con todos los rankings del Reino Unido, en donde fue elegido como uno de los mejores discos de la historia. Uno de los estandartes y mejores logros del britpop, el álbum tuvo la fórmula perfecta.

One Hot Minute no fue un gran éxito comercial para los Red Hot Chilli Peppers, a pesar de tener los tracks más hiteros y pegadizos de todos (¿quién no cantó alguna vez “Aeroplane” o “My Friends”?). Si bien no es la mejor obra de la banda –sin Frusciante en ese momento-, el disco es un icono de los 90 y un favorito de los fans.

Finalmente, Björk también nos dio un disco inolvidable hace 20 años. Profundo, excéntrico y ecléctico, Post nos emociona, nos hace bailar y resume lo mejor de la islandesa. La crítica no dudó en reconocer esta gran obra, que también está dentro de los mejores discos de la historia de la Rolling Stone.