Is This It: a 15 años de su lanzamiento

406

por valeria cuéllar figueroa | @vale_cuellar | mas notas del autor

Este fin de semana, más precisamente este sábado 30 de julio, el álbum debut de The Strokes, Is This It, cumplió 15 años y decidí recuperar unas sensaciones que escribí sobre el disco en julio de 2011 (en un viejo blog) cuando había pasado una década de su lanzamiento. Aquí va…


Cuando la Argentina era un caos a nivel social y económico y yo empezaba a cursar las primeras materias de mi carrera, llegó Is This It para volarme la cabeza y hoy se cumple un nuevo aniversario de su lanzamiento, el disco que cambió mi vida y, quiero creer, las de muchos. No sólo lo considero el mejor álbum de la década pasada sino que también le adjudico algo más, un plus. Is This It funcionó en mí a muchos niveles.

Como varios de mi generación, o no tanta, la primera vez que escuché y vi al mismo tiempo el tema y el video de “Last Nite” quedé boquiabierta. Todavía tengo grabado ese momento en mi cabeza, incluso recuerdo en cuál de los sillones del living de la casa estaba sentada y qué hora del día era.

Estaba escuchando algo que sonaba tan familiar y tan nuevo al mismo tiempo, un sonido sencillo, contundente y fresco pero también desaliñado, impulsivo, precipitado y de a ratos explosivo. Por una parte, era el “esto ya se ha visto antes” al estilo de George Harrison en el capítulo de los Borbotones, pero por la otra era un “por dios, ¿quiénes son estos pibes?”. Sí, esos de mi edad, con los pelos despeinados y sucios, que parecían llevarse el mundo por delante y que hacían volar micrófonos con cara de absoluta despreocupación por todo.

Después vino el disco entero, un estallido de temas y de emociones que ilustraban a la perfección el axioma de la Gestalt: “el todo es más que la suma de las partes”, no tanto una colección sino más bien una integración de canciones que iban haciendo un click en mi oído y que, indudablemente, me estaban mostrando una nueva manera de pensar y entender la música. Era perfecto de la A a la Z. Al poco tiempo, fue evidente que la enseñanza no era sólo para mí, como simple melómana, sino que ofrecía un sonido y un punto de inflexión que marcaría el rumbo de muchas bandas de la posteridad, que se vieron fuertemente influenciadas e inspiradas no solo por la banda sino por el disco en sí mismo.

The_Strokes_-_Is_This_It_cover

Is This It fue definitivamente el soundtrack de un cambio de década y de una generación. ¿Quién pudiera tener 19 años otra vez? Y, para bien o para mal, forjó un sentido de pertenencia –al menos en mi caso- que ningún otro disco había generado hasta el momento, incluso otros que considero obras maestras y, lejos, superiores en varios niveles.

Hay un antes y un después de este disco, un disco que si bien va de la mano del talento de la mayoría de sus miembros, va a más allá de una banda; porque Casablancas y compañía lamentablemente nunca van a superar un disco de esta magnitud, Room on Fire fue bueno, muy bueno, pero no despertó ese sentimiento tan particular de no cansarse nunca –nunca es literalmente nunca en este caso- de escucharlo y de sentir que ahora, mañana o en 10 años va a seguir siendo tan claro y tan sencillo, y tan nuevo y tan único como en su debut.

A veces no hace falta ser noventoso, ochentoso o más viejo para ser un clásico. Is This It ya es un clásico y una leyenda del indie rock y su plus es que sus 11 tracks –perfectos y cortitos y al pie- siguen sonando frescos e irreverentes, igual que en 2001.

Ahora, uno de los tracks que mejor representa toda esa energía e ímpetu de este gran álbum: